El Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), organismo dependiente del Cabildo Insular, se desplazará a Cabo Verde por un periodo de tres semanas para contribuir al fortalecimiento del programa de vigilancia volcánica en este archipiélago volcanicamente activo. El archipiélago de Cabo Verde integrado por diez islas mayores y varias menores, tiene una superficie de 4.033 Km2 y se encuentra situado en el océano Atlántico, frente a la costa de Senegal, en una posición respecto a África similar a la del archipiélago Canario, aunque está  más alejado del continente y surge de un fondo marino más profundo.

Este proyecto de cooperación internacional tiene por objetivo la incorporación de técnicas geoquímicas aplicadas a la vigilancia volcánica así como el entrenamiento y formación del personal Caboverdiano en las mismas para fortalecer el sistema de alerta temprana ante fenómenos volcanoloógicos adversos, erupciones volcánicas y crisis sismovolcánicas, en Cabo Verde. Esta apuesta de la Cooperación Española a través del ITER contribuye igualmente a proporcionar una mayor conciencia pública de la importancia de los avances científicos que en el campo de las Ciencias de la Tierra se están desarrollando para la reducción de los riesgos naturales; uno de los los objetivos del Año Internacional del Planeta Tierra (2008) declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Los objetivos especificos de esta primera misión científico-técnica serán entrenar y formar al personal Caboverdiano en el uso y la aplicación de metodos geoquimicos para la vigilancia volcánica, evaluar la emisión difusa de dióxido de carbono a la atmósfera por el sistema volcánico insular de São Vicente y la distribución de los valores de flujo difuso de dióxido de carbono en la segunda isla más poblada de Cabo Verde, evaluar los valores actuales de la emisión de gases volcánicos por el cráter del volcán Pico de Fogo y compararlos con los valores obtenidos en misiones científicas anteriores del ITER, evaluar la energía térmica asociada a la emisión de gases por el volcán Pico de Fogo, y por último, establecer las actuaciones y líneas básicas para el fortalecimiento de la vigilancia volcanica en Cabo Verde.

La actividad volcánica en Cabo Verde se inició hace decenas de millones de años y durante los últimos 10.000 años se ha concentrado en  las islas de São Vicente, Santo Antão, Brava y Fogo. Más concretamente y durante los últimos 500 años la actividad eruptiva sólo ha tenido lugar en la Isla de Fogo, donde se han registrado del orden de unas 25 erupciones, pero también se han registrado importantes crisis sísmicas en la Isla de Brava durante este periodo de tiempo. La erupción más reciente ocurrida en el volcán Fogo (2.829 metros de altura) tuvo lugar en abril de 1995 obligando a la evacuación de los habitantes de Cha das Caldeiras.

Estas actividades se enmarcan en un proyecto de 18 meses de duración que esta siendo co-financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Gobierno de España, y que ha recibido el apoyo del Servicio Administrativo de Cooperación Internacional y Asuntos Europeos correspondeinte al Área de Economía y Competitividad del Cabildo Insular de Tenerife. Las actividades de este proyecto de cooperación se desarrollarán en colaboración con el Instituto Superior de Educação (ISE),  el Laboratorio de Engenharia de Cabo Verde (LEC) y el Serviço Nacional de Protecção Civil (SNPC) del Gobierno de Cabo Verde.